LA LIBERTAD INFORMA Nuestra región en los ojos del mundo

Información sobre el acontecer regional y local; así como las mejores entrevistas y crónicas de los personajes y lugares más representativos de La Libertad.

OPINIÓN. Deporte peruano, ¡ojalá!

Oír el nombre de Francisco Limardo, María Blanco o  Saskia Van Erven  causa en mí  la misma sensación que sentiría un peruano común al escuchar tan sólo el apellido Guerrero. Ellos son esgrimistas, los dos primeros venezolanos y la tercera, colombiana.

En el Perú sólo conocemos la pelota. Nuestra concepción deportiva se limita en nuestro subconsciente  en el fútbol y el vóley, el último elevado en los últimos años. En algún momento se puso de moda  el surf y el boxeo. Pero  no por iniciativa propia, sino por logros de deportistas que tuvieron que alejarse de su tierra y triunfar en otras  para que el gobierno “sanguijuela”  peruano se trepara de ellos vanagloriándose de un “desarrollo deportivo” que no existe. Sofía Mulanovich y KinaMalpartida pueden dar fe de lo que afirmo.

Es muy probable que no conozcan a Maria Luisa Doig, Ruth Sedano, Luis Arana o Andrés Villalobos. No, no es probable, es seguro. Se los presentaré, ellos son esgrimistas que se vistieron de rojo y blanco para participar en un coliseo en donde no había más que extranjeros. Los cuatro gatos que se asomaron, aprovechando que la entrada era gratuita,  lo hicieron porque no entendían porque aquellos vestidos de blanco con carillas de metal tenían una espada y no se hacían daño.Esa experienciafue deprimente.

Analicemos pues. Encontramos en el Congreso de la República a Leyla Chihuán, Zenaida Uribe, Cecilia Tait; voleibolistas del pasado,  que no tuvieron mejor idea que sembrar la esperanza de echaron su “efímera fama” para asegurarse un porvenir en el congreso, porque de antemano sabían que el Perú sólo les daría las gracias por sus logros.

Trujillo tuvo que tener como justificación los VXII Juegos Bolivarianos en el 2013 para que se dé a la gente lugares dignos donde se desarrolle el deporte. Obras, hace poco culminadas en su totalidad, que se inauguraron ante los ojos de todos como la buena nueva del fin de ese año: la transformación del  Complejo Chicago, ahora el Estadio Chan Chan; la modernización de la abandonada Piscina Olímpica, la remodelación de la Piscina Gildemeister, la creación del Polideportivo Huaca del Sol en Moche.

Hemos conseguido el escenario, pero no es suficiente.  La práctica de las  actividades deportivas deben programarse en las escuelas e institutos para que niños y adolescentes tengan alternativas para formarse que no sean estar de ociosos o asimilando la malicia que hay en las calles.

El deporte, la diversión y los juegos constituyen una forma amena de aprender valores y lecciones que duran toda la vida. Promueven la amistad y el juego limpio, nos enseñan a trabajar en equipo y nos aportan disciplina, respeto y las habilidades necesarias que harán de los jóvenes unos adultos comprometidos. Además, contribuyen a preparar a los jóvenes para hacer frente a los retos futuros y adoptar posiciones de liderazgo en el seno de sus comunidades. Se deduce de ello que el deporte puede ser considerado el soslayo a la delincuencia y la criminalidad.

Mataríamos dos pájaros de un solo tiro: obtendríamos deportistas de calidad y reduciríamos el índice de la delincuencia. Es una quimera, quizá, que el Gobierno se percate de aquella solución, pero ¡vale la pena soñar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 27 febrero, 2015 por en TRUJILLO.
A %d blogueros les gusta esto: